Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2018

Infoxicación o la gula del conocimiento

Dos décadas atrás, cuando la galaxia de Gutemberg lo era todo, cuando los libros y revistas eran nuestra fuente del saber, también era más sencillo definir nuestros intereses, nuestras preferencias y nuestras elecciones en lo que búsqueda de la información se refiere. Somos seres narratológicas y toda línea del saber tenía una respetable duración. De aquello a la discrecionalidad disruptiva actual hay un verdadero abismo y nos hemos convertido en una suerte de voraces degustadores de cuanto se nos vaya presentando cuando nos sumergimos en esa biblioteca, babélica y laberíntica, que es la información en tiempos de lo virtual. Picoteamos por aquí y por allá y, en no pocas ocasiones, podemos aterrizar  muy lejos de los intereses que realmente tenemos. 


Ya hay quienes, como Alfons Cornella, aconseja detenerse a pensar en las líneas de interés que tenemos (música provenzal, liderazgo instructivo, masajes reductores, teoría de cuerdas, etc.,). Claro que para ello hay que remitirnos a un au…

Desde las viñas azules

Conocí a Jorge a través de su esposa Flor. De inmediato, empezó una fraterna amistad y cuando digo  fraterna es que siempre nos sentimos unidos por el amor a la poesía, nuestra posición ética y el rechazo a toda posible argolla literaria
Jorge era maestro como yo. Tenía una incunable pasión por enseñar y lo ejercía incluso cuando conversaba. Tenía modos suaves y palabra aguda. Una memoria afectiva que enlazaba con un fino e irreprochable sentido del humor. Por ella, desfilaban sus encuentros y desencuentros con muchos escritores del 50 y 60. Recuedo que cuando terminaba una anécdota comentaba "era un poco vanidosito ¿no?". Así, condescendiente y distante, era Jorge con los errores ajenos.  Intercambiamos libros muchas veces y siempre que escribía una dedicatoria o nos dejaba una nota, anotaba: "Desde las viñas azules..." Hace poco he recobrado mi biblioteca, ahora mis libros están conmigo ocupándolo todo. Busco "Las viñas azules" con afán. Aún no lo encu…

EL DILEMA DE LAS PRUEBAS ESTANDARIZADAS

Una de las tendencias contemporáneas para medir calidad educativa es el uso de las pruebas estandarizadas (Pisa, Censales, Terce, etc.,). Los docentes viven una presión casi implacable para demostrar lo eficaces que su acción es en el aula. Los gobiernos locales o centrales promueven y celebran el avance porcentual en los resultados de estas pruebas.
En muchas voces docentes y académicas se alza una voz de rechazo a considerar que las pruebas estandarizadas midan calidad educativa. Los argumentos son los que siguen:
1. Las pruebas no miden lo que se enseña realmente en las escuelas. Ni siquiera están alineadas con los contenidos de los textos escolares que se usan en las escuelas.
2. Las pruebas eliminan muchos ítems en los que la población evaluada sale airosa. La eliminación sistemática de esos ítems conlleva a asegurar que la mayoría de ítems sea de mediana dificultad.
3. Dejan de medir aspectos relevantes como son: la creatividad, fluidez verbal, iniciativa, perseverancia, etc.,…