Ir al contenido principal

Entradas

Infoxicación o la gula del conocimiento

Dos décadas atrás, cuando la galaxia de Gutemberg lo era todo, cuando los libros y revistas eran nuestra fuente del saber, también era más sencillo definir nuestros intereses, nuestras preferencias y nuestras elecciones en lo que búsqueda de la información se refiere. Somos seres narratológicas y toda línea del saber tenía una respetable duración. De aquello a la discrecionalidad disruptiva actual hay un verdadero abismo y nos hemos convertido en una suerte de voraces degustadores de cuanto se nos vaya presentando cuando nos sumergimos en esa biblioteca, babélica y laberíntica, que es la información en tiempos de lo virtual. Picoteamos por aquí y por allá y, en no pocas ocasiones, podemos aterrizar  muy lejos de los intereses que realmente tenemos. 


Ya hay quienes, como Alfons Cornella, aconseja detenerse a pensar en las líneas de interés que tenemos (música provenzal, liderazgo instructivo, masajes reductores, teoría de cuerdas, etc.,). Claro que para ello hay que remitirnos a un au…
Entradas recientes

Desde las viñas azules

Conocí a Jorge a través de su esposa Flor. De inmediato, empezó una fraterna amistad y cuando digo  fraterna es que siempre nos sentimos unidos por el amor a la poesía, nuestra posición ética y el rechazo a toda posible argolla literaria
Jorge era maestro como yo. Tenía una incunable pasión por enseñar y lo ejercía incluso cuando conversaba. Tenía modos suaves y palabra aguda. Una memoria afectiva que enlazaba con un fino e irreprochable sentido del humor. Por ella, desfilaban sus encuentros y desencuentros con muchos escritores del 50 y 60. Recuedo que cuando terminaba una anécdota comentaba "era un poco vanidosito ¿no?". Así, condescendiente y distante, era Jorge con los errores ajenos.  Intercambiamos libros muchas veces y siempre que escribía una dedicatoria o nos dejaba una nota, anotaba: "Desde las viñas azules..." Hace poco he recobrado mi biblioteca, ahora mis libros están conmigo ocupándolo todo. Busco "Las viñas azules" con afán. Aún no lo encu…

EL DILEMA DE LAS PRUEBAS ESTANDARIZADAS

Una de las tendencias contemporáneas para medir calidad educativa es el uso de las pruebas estandarizadas (Pisa, Censales, Terce, etc.,). Los docentes viven una presión casi implacable para demostrar lo eficaces que su acción es en el aula. Los gobiernos locales o centrales promueven y celebran el avance porcentual en los resultados de estas pruebas.
En muchas voces docentes y académicas se alza una voz de rechazo a considerar que las pruebas estandarizadas midan calidad educativa. Los argumentos son los que siguen:
1. Las pruebas no miden lo que se enseña realmente en las escuelas. Ni siquiera están alineadas con los contenidos de los textos escolares que se usan en las escuelas.
2. Las pruebas eliminan muchos ítems en los que la población evaluada sale airosa. La eliminación sistemática de esos ítems conlleva a asegurar que la mayoría de ítems sea de mediana dificultad.
3. Dejan de medir aspectos relevantes como son: la creatividad, fluidez verbal, iniciativa, perseverancia, etc.,…

LOS FANTASMAS SÍ EXISTEN

No creo en los fantasmas. Al menos no en aquellos de la estirpe de Freddy Krueger y sus numerosas secuelas. Sí creo en otras formas fantasmales surgidas de la eterna cantera de aullidos que es el miedo. Este artículo va dedicado a unos fantasmillas que conocí hace algún tiempo. Aún albergo la genuina esperanza de que alguna vez intenten romper sus cadenas y puedan darse la oportunidad de mirar el mundo sin temores, sin odios y sin las falsas seguridades en las que se parapeta el pavor.

De cómo te conviertes en fantasma
Todo empieza cuando permaneces mucho tiempo en tu zona de confort. Haces lo mismo diariamente, aprendes fórmulas de trabajo y las repites, tus opiniones nunca envejecen aunque ya no encajan en las nuevas realidades que van surgiendo. Esta inercia de vida va impidiendo que te relaciones con los demás de una manera empática, asertiva y cálida. Resulta que los percibes cada vez más cambiados y los asumes como extraños. Vives a la defensiva. Entonces dirás que nadie te entie…

Un reconocimiento tardío

Entonces tenía la edad de la adolescencia asomada en la mirada de asombro y miel. Tenía un primo o cuasi primo que era mi principal referente académico porque ya era universitario y decían de él que era extremadamente inteligente y estudioso. Conversamos muy poco, creo que más por mi timidez que porque él fuese ese tipo de jóvenes que no pierde el tiempo conversando con gente menuda. Dado que tenía la voz pausada, a mí parecía que debería ser muy sabio y muy noble. Las pocas veces que coincidíamos me cuidaba de atrincherarme en un laconismo férreo; no fuera a suceder que a tan sabio joven le pareciera una niña boba. Hasta ahora recuerdo su cabello ensortijado enmarcando un rostro alargado y amable. Ingresé muy pronto a la universidad, antes de cumplir los dieciséis, empezaron mis días de profesora preuniversitaria y dirigente estudiantil. Creo que nunca llegué a conversar con este joven que mis ganas de ser sanmarquina empezaron cuando oía hablar de sus hazañas académicas.

Hoy, en la…

Visitando a Noé

Ataviadas de una cámara y muchas ganas de entrevistar con Arturo Corcuera, una amiga y yo enrumbamos hacia Santa Inés. Es que no basta decir Chaclacayo; Santa Inés es uno de los destinos más entrañables de la poesía peruana y su fama, de aurora y guiño, ya recorre el mundo para alertarlo sobre el buen vivir que habita esa delirante y serena arca que es la casa del poeta Corcuera.Arturo nos recibe con esa sonrisa tan suya que pareciera haberla ganado a duelo con una mañana de sol. Nos invita a pasar al jardín. Charlamos y al poco rato ya está respondiendo a nuestros ojos preguntones sobre los objetos que pueblan la casa y que nos ofrecen pistas sobre los otros, o los mismos, que aparecen en Noé Delirante. De pronto, estamos en un tiempo sin tiempo en el cual la poesía se explica a sí misma. El acto creativo se nos presenta a través de anécdotas, recuerdos, pinturas y objetos preciados. Nos olvidamos de la entrevista y lo seguimos, alegres, celebrantes, a través de esta casa luminosa y …

Steve Jobs el calígrafo que puso al mundo en nuestras manos

Ha muerto Steve Jobs el genial fundador de Apple. Siempre sentí atracción por el logo en el cual se aprecia una manzana a quien alguien ha dado un mordisco. Me parecía que se trataba de una alegoría a la refundación del mundo con la virtualidad y a la perdida de la inocencia una vez que el conocimiento transforma nuestras formas de ver el mundo, a los otros y a nosotros mismos. Luego leí que Jobs quería un logo con un hombre sentado a la sombra de un árbol con una manzana en la mano (clara alusión a Isaac Newton). Y, claro, era un diseño muy complicado de ser realizado y la idea terminó en una manzana con un mordisco. Hay quienes dicen que la idea del mordisco era porque "bite" tiene similar pronunciación que la unidad informática "byte".
Como fuere, la elegancia del diseño del logo de Apple se hizo extensiva a todos los productos de Apple y todos los emprendimientos que realizó Steve Jobs. Nos apena su partida... fue un hombre resiliente, innovador... un ícono de e…