Ir al contenido principal

Visitando a Noé


Ataviadas de una cámara y muchas ganas de entrevistar con Arturo Corcuera, una amiga y yo enrumbamos hacia Santa Inés. Es que no basta decir Chaclacayo; Santa Inés es uno de los destinos más entrañables de la poesía peruana y su fama, de aurora y guiño, ya recorre el mundo para alertarlo sobre el buen vivir que habita esa delirante y serena arca que es la casa del poeta Corcuera.

Arturo nos recibe con esa sonrisa tan suya que pareciera haberla ganado a duelo con una mañana de sol. Nos invita a pasar al jardín. Charlamos y al poco rato ya está respondiendo a nuestros ojos preguntones sobre los objetos que pueblan la casa y que nos ofrecen pistas sobre los otros, o los mismos, que aparecen en Noé Delirante. De pronto, estamos en un tiempo sin tiempo en el cual la poesía se explica a sí misma. El acto creativo se nos presenta a través de anécdotas, recuerdos, pinturas y objetos preciados. Nos olvidamos de la entrevista y lo seguimos, alegres, celebrantes, a través de esta casa luminosa y cálida. Grabados de Tilsa Tsuchiya, el mural de Gino Ceccarelli, una de las vírgenes de Rosamar, un telar de Respadiza y una puertecilla cubierta con fotos de tantos viajes y tantos escr los viajes de Arturo; Me fijo en una puertecilla cubierta de fotografías viajeras, encuentros con Saramago, Nicolás Guillén, Neruda, Humareda, Heraud, Calvo y mi queridísimo Leopoldo Chariarse. Ingresamos a una habitación pequeña, clara en la que viven los vástagos de la tecnología. Es uno de sus lugares de trabajo. Nos pide un momento de silencio, musita un extraño lenguaje y aparece un tordo que se posa cerca de él como si viviera para ese llamado. Arturo le da de comer granos de choclo y luego le dice que vaya a volar un rato. Me convenzo que este Noé de nuestros tiempos ha aprendido el lenguaje de las aves y tiene una evidente complicidad con ellas.

Finalmente, llega la entrevista, las preguntas que ya no quieren ser redundantes y la espontánea amabilidad de Corcuera. Tomamos algunas fotografías. Nos da ideas. Mira las fotos. Nos ayuda y nos despide con sendos abrazos.

Hace muchos años que no conversaba con Arturo y la verdad es que extrañaba, sin saberlo, a este mago de las metáforas cuyos ojos hacen retroceder a todos los años que se acumulan en los otros y desde los cuales me llega la nostalgia del oficio que extravié y que tanto ansío recuperar.

Gracias, querido Arturo, por regalarnos una mágica mañana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La escuela según el diablo

Hace muchos años en algún país el diablo hizo su aparición, el traía una idea en la cabeza y trataba de convencer a la gente. Su idea era el hacer una escuela pero…¿Cómo sería esa escuela? Entonces se le ocurrió preguntar a las madres de los niños cómo era que sus hijos se comportaban y ellas empezaron a contestar con gran entusiasmo… ¡Los niños aman la naturaleza! ¡Ah… entonces los meteremos a cuartos cerrados en donde no vean ni siquiera el árbol de la esquina…! ¿Qué más les gusta? ¡Les gusta comprobar que la actividad sirve para algo! Entonces haremos de tal manera las cosas que su actividad no tenga ningún objeto - dijo el diablo. ¡Ah….! - dijo otra señora - Les gusta moverse, brincar, saltar, correr, aventar… Pues los obligaremos a estar sentados y quietos…. ¡Les gusta manejar objetos, servirse de las manos! - comentó una más. Pues que sólo manejen ideas, únicamente ideas…..¡Que no ocupen las manos! ¡Les gusta razonar! Pues que memoricen…! ¡Les gusta hablar! Que guarden silencio,…

Carlos Lissón Beingolea, padre de la geología peruana

Un 16 de mayo de 1947 fallecía en el Perú uno de los sabios más originales y esforzados que haya producido nuestra tierra. Carlos Lissón Beingolea había nacido un 17 de setiembre de 1868. Pertenece a una generación de intelectuales y científicos de la talla de Scipion LLona, Julio C. Tello y Federico Villarreal. Su niñez y juventud están impregnadas de mucha curiosidad intelectual, sobre todo en ciencias. Cuando ingresa a la Escuela Nacional de Ingenieros, decide estudiar Ingeniería de Minas y, al egresar, decide dedicarse a la docencia universitaria y a la investigación. Fueron numerosos sus aportes a la ciencia y nutridos los esfuerzos que realizó para divulgarla. En esta ruta, tenemos que llegó a fundar la Sección de Ciencias Fisicas y Geológicas que vendría a ser la Primera Escuela de Geología del Perú.

Lissón recibió muchas distinciones y reconocimiento a su obra. Llegó a ser rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y dirigió La Escuela de Ingnieros de Minas. Es para …

Alfonsina Storni y Horacio Quiroga

La amistad con Quiroga fue la de un entrañable desencuentro. Eran tan diferentes los dos. Norah Lange refiere que en una de reunión a la que habían concurrido varios escritores, iniciaron el juego de las prendas. El juego consistía en que Alfonsina Storni y Horacio Quiroga besaran al mismo tiempo las caras de un reloj de cadena, sostenido por Quiroga. Este, con un movimiento rápico, escamoteó el reloj precisamente en el instante en que Alfonsina aproximaba a él sus labios, y todo terminó en un beso. La dilección de Quiroga se halla presente en varias de las cartas que escribiera entre 1919 y 1922. Alfonsina sintió un afecto muy especial por Quiroga; sin embargo, cuando Quiroga resuelve irse a Misiones en 1925, Alfonsina no se decidió a acompañarlo.
El 20 de mayo de 1935 Alfonsina fue operada de un cáncer de mama. Nunca se recuperó del todo de este mal y, a partir de su aparición, empezó en ella un progresivo enclaustramiento en su propio hogar.

En 1936 se suicida su entrañable am…