Ir al contenido principal

Semblanza de Willy Pinto Gamboa


De pronto, hoy, me llegó un nombre en los primeros minutos de mi vigilia…Willy Pinto Gamboa. Incondicional amigo, fino narrador, editor y ante todo, un abrazo abierto para acunar confidencias, decepciones y divagar sobre las razones o pretextos que nos atan a la vida. No sé si tuvimos amigos comunes. Nunca caímos en la tentación, tan propia de los escritores, de hablar de los demás. Ni mal ni bien nunca hablamos de nadie, sí mucho de narrativa, dramaturgia y poesía. Willy poseía una voz cautelosa, tibia y a ratos celebrante. Sus grandes manos permanecían quietas en largos momentos y de pronto se avivaban y parecían dibujar las locuras metafísicas que tejíamos en complicidad. Nos veíamos a menudo y siempre me pedía un artículo. Casi nunca cumplía en llevarle algo, pero igual recibía esa colosal sonrisa de bienvenida que me parecía un paréntesis en la vida de un hombre demasiado lúcido para ser simplemente feliz.
Hoy sin mediar motivo, recordé a Willy, pero creo que hace mucho que extraño a este amigo que se fue hace mucho y cuyos escritos empezaré a releer esta tarde.
En la foto, vemos a Willy en una edad en la que yo no lo conocí. Está de pie, de perfil, con anteojos.

Comentarios

Jorge Torres ha dicho que…
ESPERO SABER MÁS SOBRE ESTE AUTOR PISQUEÑO SI TIENE ALGUNAS PUBLICACIONES CUELGUELAS.
Elga ha dicho que…
Martha:
Gracias por traerlo a la actualidad. Fue mi maestro en la universidad y él primero que leyó mis trabajos poéticos. Lo recuerdo mucho. Es una pena que ya no esté entre nosotros.
Cuando pueda, háblemos más de él.
Afectuosamente
Elga Reátegui
Edson ha dicho que…
El artículo de César Hildebrandt, "Miota y la Huachafería", publicado hoy en el diario La Primera me llevó a la casualidad de encontrar tu blog y leer la hermosa semblanza que haces de Willy Pinto Gamboa.

En verdad, nunca supe antes de él; sin embargo, las palabras de Hildebrandt y las tuyas relucen bellas honduras en torno a esta persona, haciéndolo de algún modo tan entrañable y tan próximo.

Tus líneas enternecen el valor de la límpida amistad, haciéndola perdurable ...emblemática.

Saludos desde Berlín

Edson Alarcón
José ha dicho que…
Martha:
Soy hijo de Willy Pinto y no imaginas la alegría que me ha producido leer esas hermosas palabras tuyas, ha sido una gran satisfaccion, muchas gracias.
Trataré de escanear y colgar textos suyos para aquellos que quieran disfrutar de su lectura
Belsy Pizán De La cruz ha dicho que…
Soy SANTIAGO PEÑA PORTILLA, pisqueño y vivo en Pisco, vecino de la calle Independencia viví al costado de la casa de la Sra. Olga, mamá de Willy Pinto, quien preparaba y vendía el rico ceviche denominado TIRADITO DE PEJERREY, quiero contactarme con la familia de Willy, manifestándoles que la Municipalidad Provincial de Pisco ha instituido el "Día del Tiradito" en el mes de julio de todos los años, razón por la cual es importante saber de su familia. Por favor escribir al correo santiagorpp@hotmail.com

Entradas populares de este blog

La escuela según el diablo

Hace muchos años en algún país el diablo hizo su aparición, el traía una idea en la cabeza y trataba de convencer a la gente. Su idea era el hacer una escuela pero…¿Cómo sería esa escuela? Entonces se le ocurrió preguntar a las madres de los niños cómo era que sus hijos se comportaban y ellas empezaron a contestar con gran entusiasmo… ¡Los niños aman la naturaleza! ¡Ah… entonces los meteremos a cuartos cerrados en donde no vean ni siquiera el árbol de la esquina…! ¿Qué más les gusta? ¡Les gusta comprobar que la actividad sirve para algo! Entonces haremos de tal manera las cosas que su actividad no tenga ningún objeto - dijo el diablo. ¡Ah….! - dijo otra señora - Les gusta moverse, brincar, saltar, correr, aventar… Pues los obligaremos a estar sentados y quietos…. ¡Les gusta manejar objetos, servirse de las manos! - comentó una más. Pues que sólo manejen ideas, únicamente ideas…..¡Que no ocupen las manos! ¡Les gusta razonar! Pues que memoricen…! ¡Les gusta hablar! Que guarden silencio,…

Carlos Lissón Beingolea, padre de la geología peruana

Un 16 de mayo de 1947 fallecía en el Perú uno de los sabios más originales y esforzados que haya producido nuestra tierra. Carlos Lissón Beingolea había nacido un 17 de setiembre de 1868. Pertenece a una generación de intelectuales y científicos de la talla de Scipion LLona, Julio C. Tello y Federico Villarreal. Su niñez y juventud están impregnadas de mucha curiosidad intelectual, sobre todo en ciencias. Cuando ingresa a la Escuela Nacional de Ingenieros, decide estudiar Ingeniería de Minas y, al egresar, decide dedicarse a la docencia universitaria y a la investigación. Fueron numerosos sus aportes a la ciencia y nutridos los esfuerzos que realizó para divulgarla. En esta ruta, tenemos que llegó a fundar la Sección de Ciencias Fisicas y Geológicas que vendría a ser la Primera Escuela de Geología del Perú.

Lissón recibió muchas distinciones y reconocimiento a su obra. Llegó a ser rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y dirigió La Escuela de Ingnieros de Minas. Es para …

Alfonsina Storni y Horacio Quiroga

La amistad con Quiroga fue la de un entrañable desencuentro. Eran tan diferentes los dos. Norah Lange refiere que en una de reunión a la que habían concurrido varios escritores, iniciaron el juego de las prendas. El juego consistía en que Alfonsina Storni y Horacio Quiroga besaran al mismo tiempo las caras de un reloj de cadena, sostenido por Quiroga. Este, con un movimiento rápico, escamoteó el reloj precisamente en el instante en que Alfonsina aproximaba a él sus labios, y todo terminó en un beso. La dilección de Quiroga se halla presente en varias de las cartas que escribiera entre 1919 y 1922. Alfonsina sintió un afecto muy especial por Quiroga; sin embargo, cuando Quiroga resuelve irse a Misiones en 1925, Alfonsina no se decidió a acompañarlo.
El 20 de mayo de 1935 Alfonsina fue operada de un cáncer de mama. Nunca se recuperó del todo de este mal y, a partir de su aparición, empezó en ella un progresivo enclaustramiento en su propio hogar.

En 1936 se suicida su entrañable am…