Ir al contenido principal

El perro sulfúrico, novela ganadora

El perro, un noble animal que de una u otra forma merodea los títulos de algunas novelas peruanas de los últimos años. Bromas aparte, Freire acaba de ganar el premio de novela convocado por El Comercio. Transcribo la nota de El Comercio.

El escritor nacional Luis Freire Sarria ganó el concurso de novela convocado por el diario El Comercio con motivo del 170 aniversario de su fundación.
Freire obtuvo con la obra “El perro sulfúrico” un premio de 60 mil soles, la publicación del libro y una escultura del afamado artista plástico peruano Fernando de Szyszlo.
El jurado, integrado por los peruanos José Miguel Oviedo, Alonso Cueto y Rossana Echeandía, el argentino Pablo de Santis y el mexicano Juan Villoro, concedió el premio por unanimidad entre un total de 400 obras presentadas, de las cuales diez fueron finalistas.
Al anunciar al ganador, Oviedo comentó que la obra “es una novela muy entretenida” que “atrapa el interés del lector con su sentido del humor” y retrata a la sociedad limeña en el último tercio del siglo XX.
El ganador, que participó en el concurso con el seudónimo “Demetrio Cagafuego”, reveló que cuando era joven envió un relato al escritor chileno Jorge Edwards, por entonces adscrito a la legación diplomática de su país en Lima, quien lo animó a que continuara escribiendo.
El autor añadió que ha guardado la nota de Edwards con esa respuesta como una especie de amuleto durante toda su vida.
Luis Freire Sarria nació en Lima en 1945 y es uno de los más destacados humoristas peruanos, que además ha recopilado sus artículos de este tipo en los libros “Camisa de fuerza” (1986) y “Humor” (1988).
En 1992 ganó la I Bienal Nacional de Novela Corta, convocada por el Concejo Provincial de Barranco, con “El cronista que volvió del fuego” y en 1999 el premio anual de “El cuento de las mil palabras”, que convoca la revista política Caretas, con “Se comienza con la mantequilla”.
En 2005 obtuvo el prestigiado premio nacional de novela corta “Julio Ramón Ribeyro”, que convoca el Banco Central de Reserva del Perú (BCR), con la novela “El sol salía en un Chevrolet amarillo”.

Comentarios

Julio ha dicho que…
He leído las críticas relacionadas a este concurso en el mismo Diario "El Comercio", antes que finalice el envío de obras, (pues yo envié mi obra al concurso; que será publicada en España), no dicen palabras de elogio para el Concurso, ni para el Literato ganador.

Mediante el presente, doy mi modesta opinión sobre la publicación "El Perro Sulfúrico"

Obra ganadora del premio de Novela Diario El Comercio, en términos generales es una obra que recopila lo escrito en "Monos y monadas", una revista de estilo humorístico que fluyó entre los lectores ambiciosos de la sátira política, y que encontraban en los quioscos y algunas librerías de Lima y provincias.

Desde la carátula... una máquina de escribir antiquísima con un gorro, supuestamente de un general, y algunas manchas de una taza de café, satírizan el Gobierno militar del Gral Morales Bermúdez, (MBC) y las consecuencias del gobierno del Gral Velazco Alvarado, (JVA) con verbo humorístico y algunas veces teñido de groserías, narra asimismo las aventuras del autor para la edición de la revista y comenta graciosamente los acontecimientos que le sucedieron en su tortuoso recorrido.

En la página 15, narra, que él envió a Walter, (su jefe), dos noticias inventadas de Mario Vargas Llosa que fueron rechazadas. Luego inició sus ataques certeros al gobierno de Morales Bermúdez y firmaba sus ocurrencias con el estrábico seudónimo de "El Bizco de Lepanto" (de esta manera ya estaba dejando huella, para personas inteligentes, de quien era el escritor, no válido en un concurso literario).

En la página 18, reinicia sus comentarios al gobierno de los generales MBC y JVA, con su periodismo "... y que hierba más irritante de mi periodismo a veces montaraz, agresivo y contestatario..." escrito en "La Prensa".

En la página 57, narra su falta de cultura patriótica al escribir la idea descomunal, que él mismo reconoce, al ofender la importancia de los desfiles militares con una parodia ridícula de un desfile dizque de la "división blindada del humor", considero ésta como una irrisoria falta de respeto a los colores nacionales, sin mencionar el enorme esfuerzo que realizan las FF AA y FF PP, en la preparación de este desfile, mientras que nosotros sudábamos la camiseta de la patria, éstos individuos ridiculizaban en un desfile frente a las graderías de nadie, pues tuvieron que pasar varias veces para despertar la curiosidad de las autoridades de Barranco, lugar donde desfilaron. (ver detalles más abajo).

Ofende a nuestro "Caballero de los Mares" y lo narra graciosamente, en la página 65, así también ofende a la Iglesia Católica escribiendo la cobarde intromisión en una Misa en la Iglesia de Barranco a la cual entran con un becerro de oro, (forro de papel dorado), ver detalles líneas abajo.

A sus 64 años, ¿re escribe esto?, bueno ganó el concurso con esta obra ¿no?, ó quizás el jurado no se dio cuenta que no era una novela sino la copia de lo escrito en "Monos y monadas", combinada con sus experiencias.

Algo que realmente me dio risa fue cuando en la página 98 narra la experiencia de los diabólicos convertidos por evangelistas... muy gracioso... (no se ofendan los evangelistas, pero es muy gracioso).

El Año en que se jodió el Perú, escrito en la página 108, se refiere a nuestro Himno Nacional, hace referencia a don José Santos Chocano que en 1913 ganó el concurso oficial para modificar la letra original de don José de la Torre Ugarte... en este aspecto sí estoy de acuerdo, pues la primera estrofa de nuestro himno es fatal... "Largo Tiempo el peruano oprimiiiiiido..."

El terrorismo estaba de moda en nuestro querido Perú, durante el gobierno del Arq. Fernando Belaunde Terry... y el Perro Sulfúrico había bajado en ventas..."La Camarada Claudia expropia el Perro Sulfúrico", es el título final de su obra... gran error se metió con el Pensamiento Gonzalo y se jodió el Perro Sulfúrico.

Entradas populares de este blog

La escuela según el diablo

Hace muchos años en algún país el diablo hizo su aparición, el traía una idea en la cabeza y trataba de convencer a la gente. Su idea era el hacer una escuela pero…¿Cómo sería esa escuela? Entonces se le ocurrió preguntar a las madres de los niños cómo era que sus hijos se comportaban y ellas empezaron a contestar con gran entusiasmo… ¡Los niños aman la naturaleza! ¡Ah… entonces los meteremos a cuartos cerrados en donde no vean ni siquiera el árbol de la esquina…! ¿Qué más les gusta? ¡Les gusta comprobar que la actividad sirve para algo! Entonces haremos de tal manera las cosas que su actividad no tenga ningún objeto - dijo el diablo. ¡Ah….! - dijo otra señora - Les gusta moverse, brincar, saltar, correr, aventar… Pues los obligaremos a estar sentados y quietos…. ¡Les gusta manejar objetos, servirse de las manos! - comentó una más. Pues que sólo manejen ideas, únicamente ideas…..¡Que no ocupen las manos! ¡Les gusta razonar! Pues que memoricen…! ¡Les gusta hablar! Que guarden silencio,…

Carlos Lissón Beingolea, padre de la geología peruana

Un 16 de mayo de 1947 fallecía en el Perú uno de los sabios más originales y esforzados que haya producido nuestra tierra. Carlos Lissón Beingolea había nacido un 17 de setiembre de 1868. Pertenece a una generación de intelectuales y científicos de la talla de Scipion LLona, Julio C. Tello y Federico Villarreal. Su niñez y juventud están impregnadas de mucha curiosidad intelectual, sobre todo en ciencias. Cuando ingresa a la Escuela Nacional de Ingenieros, decide estudiar Ingeniería de Minas y, al egresar, decide dedicarse a la docencia universitaria y a la investigación. Fueron numerosos sus aportes a la ciencia y nutridos los esfuerzos que realizó para divulgarla. En esta ruta, tenemos que llegó a fundar la Sección de Ciencias Fisicas y Geológicas que vendría a ser la Primera Escuela de Geología del Perú.

Lissón recibió muchas distinciones y reconocimiento a su obra. Llegó a ser rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y dirigió La Escuela de Ingnieros de Minas. Es para …

Alfonsina Storni y Horacio Quiroga

La amistad con Quiroga fue la de un entrañable desencuentro. Eran tan diferentes los dos. Norah Lange refiere que en una de reunión a la que habían concurrido varios escritores, iniciaron el juego de las prendas. El juego consistía en que Alfonsina Storni y Horacio Quiroga besaran al mismo tiempo las caras de un reloj de cadena, sostenido por Quiroga. Este, con un movimiento rápico, escamoteó el reloj precisamente en el instante en que Alfonsina aproximaba a él sus labios, y todo terminó en un beso. La dilección de Quiroga se halla presente en varias de las cartas que escribiera entre 1919 y 1922. Alfonsina sintió un afecto muy especial por Quiroga; sin embargo, cuando Quiroga resuelve irse a Misiones en 1925, Alfonsina no se decidió a acompañarlo.
El 20 de mayo de 1935 Alfonsina fue operada de un cáncer de mama. Nunca se recuperó del todo de este mal y, a partir de su aparición, empezó en ella un progresivo enclaustramiento en su propio hogar.

En 1936 se suicida su entrañable am…