Ir al contenido principal

Carlos Lissón Beingolea, padre de la geología peruana


Un 16 de mayo de 1947 fallecía en el Perú uno de los sabios más originales y esforzados que haya producido nuestra tierra. Carlos Lissón Beingolea había nacido un 17 de setiembre de 1868. Pertenece a una generación de intelectuales y científicos de la talla de Scipion LLona, Julio C. Tello y Federico Villarreal. Su niñez y juventud están impregnadas de mucha curiosidad intelectual, sobre todo en ciencias. Cuando ingresa a la Escuela Nacional de Ingenieros, decide estudiar Ingeniería de Minas y, al egresar, decide dedicarse a la docencia universitaria y a la investigación. Fueron numerosos sus aportes a la ciencia y nutridos los esfuerzos que realizó para divulgarla. En esta ruta, tenemos que llegó a fundar la Sección de Ciencias Fisicas y Geológicas que vendría a ser la Primera Escuela de Geología del Perú.

Lissón recibió muchas distinciones y reconocimiento a su obra. Llegó a ser rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y dirigió La Escuela de Ingnieros de Minas. Es para los peruanos, el más excelso geólogo del siglo XX, su nombre traspuso fronteras y lo llevó a integrar las principales sociedades científicas del mundo entero.

Entre sus obras mencionaremos: Edad de los fósiles peruanos y distribución de sus depósitos en la república, La prolongación por el norte y sur del cretáceo de Lima y la determinación de sus diferentes pisos, Contribución a la Geología de Lima y sus alrededores, Cómo se generó el suelo peruano. En cada una de estas obras se hace palpable el profundo amor a la ciencia y a la tierra peruana.

Lissón solía decir que todo éxito está construido de numerosos fracasos y que no hay que temer al fracaso porque, en la ciencia como en la vida, el éxito no se halla sin esfuerzo y sin haber sabido aprender de los propios fracasos.

Los dejo con un fragmento del discurso “Los Fracasos”, texto que nos permite afirmar que estamos ante un pedagogo peruano, maestro de generaciones.

“…Que las canas que blanquean mi cabeza os cobijen mañana con el purísimo amor de ayer y de hoy, para repetir una vez más: Juventud trabajad, trabajad: no temáis al fracaso. El fracaso es mero accidente: es la promesa del éxito vivido”.

Comentarios

jaime jesus ha dicho que…
Felicitaciones. Interesante y estimulante rasgo biográfico. Nos permites conocer un poco de quién no conocíamos muchos peruanos. Y vale la pena conocerlo.
sen ha dicho que…
Wow
que interesante me gustaria saber mas de sus investigaciones cientificas
HUGO ha dicho que…
Es muy interesante leer este artículo suyo, Dra.Martha Isarra Córdova, porque nos muestra a todos los peruanos que; no obstante nuestra condición de subdesarrollados, tenemos talentos científicos emulables como el ingeniero Carlos Lissón Beingolea (poco conocido hasta hace poco;pero que es digno de ser difundido por estos medios virtuales para enaltecer el orgullo peruano).El ingeniero Carlos Lissón fue sabio al decir que "...todo éxito está construido de numerosos fracasos y que no hay que temer al fracaso porque, en la ciencia como en la vida, el éxito no se halla sin esfuerzo y sin haber sabido aprender de los propios fracasos." Esta lección no sólo para la ciencia sino para la vida, me recuerda a Nietzsche cuando formula su idea: "Aquel que tiene un porqué para vivir puede enfrentarse a todos los cómos"
Así puedo decir que, cuando una persona tiene causa, razón o motivo para vivir, se puede enfrentar a todas las dificultades, preguntas o miedos que le plantea la vida. El ser humano, como proyecto, posee un espíritu constante de superación, y si cree firmemente en algo, no encuentra obstáculo que pueda impedir su propósito. Por el contrario, si una persona no encuentra motivo o razón para vivir, se somete a una presión tal que no le deja enfrentarse a los 'cómos' de la vida. Con una actitud positiva, todo es más fácil y agradable, pero con una actitud negativa, uno sólo ve escollos y muros, no difíciles, sino imposibles de vencer o superar. La vida es un encuentro de tropiezos no para caer, sino para levantarse. La vida es un conjunto de problemas. Son éstos los que van a ayudar a madurar y mejorar al hombre. No hay éxito sin dolor dice la máxima. Felicitaciones Dra.Martha Isarra Córdova por este artículo de difusión para orgullo peruano.

Lic.Hugo B. Méndez Castillejo.
Mi sitio web : www.hugomendez.blogspot.com
romulo quispe soto ha dicho que…
Muy intrezante sus. Aportes de gran geólogo. Peruano. Carlos lisdon . seguiré. Revizando. Sus. Valiosos. E. Intetzanyrs estudios. Realizados. En. Favor. Y. Beneficio. De. Nuestro. País. Romulo. Quospe. Soto mosoqllaqta50@gmail.com

Entradas populares de este blog

La escuela según el diablo

Hace muchos años en algún país el diablo hizo su aparición, el traía una idea en la cabeza y trataba de convencer a la gente. Su idea era el hacer una escuela pero…¿Cómo sería esa escuela? Entonces se le ocurrió preguntar a las madres de los niños cómo era que sus hijos se comportaban y ellas empezaron a contestar con gran entusiasmo… ¡Los niños aman la naturaleza! ¡Ah… entonces los meteremos a cuartos cerrados en donde no vean ni siquiera el árbol de la esquina…! ¿Qué más les gusta? ¡Les gusta comprobar que la actividad sirve para algo! Entonces haremos de tal manera las cosas que su actividad no tenga ningún objeto - dijo el diablo. ¡Ah….! - dijo otra señora - Les gusta moverse, brincar, saltar, correr, aventar… Pues los obligaremos a estar sentados y quietos…. ¡Les gusta manejar objetos, servirse de las manos! - comentó una más. Pues que sólo manejen ideas, únicamente ideas…..¡Que no ocupen las manos! ¡Les gusta razonar! Pues que memoricen…! ¡Les gusta hablar! Que guarden silencio,…

Alfonsina Storni y Horacio Quiroga

La amistad con Quiroga fue la de un entrañable desencuentro. Eran tan diferentes los dos. Norah Lange refiere que en una de reunión a la que habían concurrido varios escritores, iniciaron el juego de las prendas. El juego consistía en que Alfonsina Storni y Horacio Quiroga besaran al mismo tiempo las caras de un reloj de cadena, sostenido por Quiroga. Este, con un movimiento rápico, escamoteó el reloj precisamente en el instante en que Alfonsina aproximaba a él sus labios, y todo terminó en un beso. La dilección de Quiroga se halla presente en varias de las cartas que escribiera entre 1919 y 1922. Alfonsina sintió un afecto muy especial por Quiroga; sin embargo, cuando Quiroga resuelve irse a Misiones en 1925, Alfonsina no se decidió a acompañarlo.
El 20 de mayo de 1935 Alfonsina fue operada de un cáncer de mama. Nunca se recuperó del todo de este mal y, a partir de su aparición, empezó en ella un progresivo enclaustramiento en su propio hogar.

En 1936 se suicida su entrañable am…