Ir al contenido principal

Pablo Rodríguez Mariátegui, primer narrador invitado


A continuación, les presento un fragmento de la novela "Cara sin rostro" del joven narrador Pablo Rodríguez Mariátegui. Esperamos sus próximas entregas.


—Consumí marihuana por primera vez recién pasado a cuarto de secundaria, a los dieciséis años, en un parque caleta a pocas cuadras del cine Balta. Estábamos yendo a la vermouth. ¿Qué película íbamos a ver? ¡Ya, ya me acordé! El camaleón… El camal… El cam… ¿En qué estaba? ¡Ah! Sí, mis dos patazas del colegio, el flaco Nicolás, que le decíamos Nicagando, Mateo y yo estábamos en un parque, ¿no? En eso Mateo sacó, de su billetera con pegapega, su carnet escolar, que dentro de la mica tenía un huiro todo toffee. Ante la invitación dudé, digamos que fracciones de segundo, pues en ese instante miles y miles de fotogramas y parlamentos empezaron a sucederse ante mí, uno tras otro: que «las drogas son malas, hijito», que «le hacen mucho daño a tu cerebro, tú que eres tan inteligente», que «te queman neuronas», que… ¡Cuánto rollo! «¡Ya, qué miércoles! Estoy con mis amigos, Mateo y Nicolás. Además, una vez que fume, ¡qué!, ¿me voy a morir?» Un par de toques y no sentí nada.
—¿No sentiste nada?
—¿No sentí nada? Después de quince minutos reventó la estoneada en mi cabeza y comencé a alucinar de todo. Sentí que la tierra era succionada hacia un abismo negro, mientras que desde el cielo divisaba fascinado, cada vez más alta, más lejana, salida de su órbita, la luna. Ese anochecer me pareció distinto. Ante la inmensidad de la nada, nada éramos. Apenas, quizá, un soplo de vida en medio de tanta quieta inexistencia. De repente, mis pies se habían pegado al suelo. No podía moverme. Vi a la gente y los edificios caminar en dirección contraria a mí. ¿Adónde iban? ¡Qué loco! Y mis patas, me refiero a Mateo y a Nicolás, no estaban por ningún lado. Me habían dejado. ¡Pucha, y yo con esta secona!
—¿Qué hiciste entonces?
—¿Que qué hice para caminar si no podía? Tomé un poco de coca–cola y se me empezaron a mover los pies. «¡Nicolás! ¡Mateo! ¡Espérenme!» Yo aún estaba afuera del cine y ellos adentro. No quería más que reunirme con mis amigos. En eso, un chibolo empezó a chillar: «¡Maaa, mira a ese chico!» «No puedo, hijo. ¿No quieres que te compre cancha? ¡Déjame hacer la cola entonces!» Y se armó todo un chongo en plena calle. «¡Tong, tong, tong! ¡Canchita, canchiiita…! Caballero, caballera, cómprenles canchita a sus hijos», pregonaba este alucinado pechito, mientras otros hacían todo tipo de comentarios: «Oiga, joven, tenga más cuidado, por favor.» «Uyuyuy, qué tal desconectada la de ese patita.» «Hermano, ni te metas, que el compadrito tiene una pinta de achorado… ¡Ja, ja, ja!» Pero mis poderes telepáticos funcionaron a la perfección, pues, ya en el cine, encontré rápidamente a Mateo y a Nicolás. Sin que ellos abrieran la boca para pasarme la voz, sabía que estaban esperándome en la última fila de esa mezzanine toda apestosa y destartalada. Qué vaina, el cine estaba lleno. No quería disputar con nadie el brazo del asiento y me jodía ese ruidito que mi vecino pudiera hacer con su bolsa de papitas fritas. ¿La película? Full. Me proyecté bien. El locazo del Woody Allen se desdobla dentro de los personajes de la historia. «Woody, soy yo, Francisco. ¿Me oyes? Dime si me oyes pues, loco.» El patín me miró desde la pantalla y, de repente…, ¿qué?, ¡se convirtió en mí! Pucha, que me pasé pal culo. Hasta creí que era el papa y, a punta de «en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo», bendije a mis amigos y al resto del público.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La escuela según el diablo

Hace muchos años en algún país el diablo hizo su aparición, el traía una idea en la cabeza y trataba de convencer a la gente. Su idea era el hacer una escuela pero…¿Cómo sería esa escuela? Entonces se le ocurrió preguntar a las madres de los niños cómo era que sus hijos se comportaban y ellas empezaron a contestar con gran entusiasmo… ¡Los niños aman la naturaleza! ¡Ah… entonces los meteremos a cuartos cerrados en donde no vean ni siquiera el árbol de la esquina…! ¿Qué más les gusta? ¡Les gusta comprobar que la actividad sirve para algo! Entonces haremos de tal manera las cosas que su actividad no tenga ningún objeto - dijo el diablo. ¡Ah….! - dijo otra señora - Les gusta moverse, brincar, saltar, correr, aventar… Pues los obligaremos a estar sentados y quietos…. ¡Les gusta manejar objetos, servirse de las manos! - comentó una más. Pues que sólo manejen ideas, únicamente ideas…..¡Que no ocupen las manos! ¡Les gusta razonar! Pues que memoricen…! ¡Les gusta hablar! Que guarden silencio,…

Carlos Lissón Beingolea, padre de la geología peruana

Un 16 de mayo de 1947 fallecía en el Perú uno de los sabios más originales y esforzados que haya producido nuestra tierra. Carlos Lissón Beingolea había nacido un 17 de setiembre de 1868. Pertenece a una generación de intelectuales y científicos de la talla de Scipion LLona, Julio C. Tello y Federico Villarreal. Su niñez y juventud están impregnadas de mucha curiosidad intelectual, sobre todo en ciencias. Cuando ingresa a la Escuela Nacional de Ingenieros, decide estudiar Ingeniería de Minas y, al egresar, decide dedicarse a la docencia universitaria y a la investigación. Fueron numerosos sus aportes a la ciencia y nutridos los esfuerzos que realizó para divulgarla. En esta ruta, tenemos que llegó a fundar la Sección de Ciencias Fisicas y Geológicas que vendría a ser la Primera Escuela de Geología del Perú.

Lissón recibió muchas distinciones y reconocimiento a su obra. Llegó a ser rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y dirigió La Escuela de Ingnieros de Minas. Es para …

Alfonsina Storni y Horacio Quiroga

La amistad con Quiroga fue la de un entrañable desencuentro. Eran tan diferentes los dos. Norah Lange refiere que en una de reunión a la que habían concurrido varios escritores, iniciaron el juego de las prendas. El juego consistía en que Alfonsina Storni y Horacio Quiroga besaran al mismo tiempo las caras de un reloj de cadena, sostenido por Quiroga. Este, con un movimiento rápico, escamoteó el reloj precisamente en el instante en que Alfonsina aproximaba a él sus labios, y todo terminó en un beso. La dilección de Quiroga se halla presente en varias de las cartas que escribiera entre 1919 y 1922. Alfonsina sintió un afecto muy especial por Quiroga; sin embargo, cuando Quiroga resuelve irse a Misiones en 1925, Alfonsina no se decidió a acompañarlo.
El 20 de mayo de 1935 Alfonsina fue operada de un cáncer de mama. Nunca se recuperó del todo de este mal y, a partir de su aparición, empezó en ella un progresivo enclaustramiento en su propio hogar.

En 1936 se suicida su entrañable am…